Cómo me tranquiliza que nuestros amados líderes, económicos y multinacionales con el abnegado servicio de políticos y prensa a su servicio, nos vayan indicando el rumbo que cada día tienen que tomar nuestras vidas, nuestros hábitos y sobre todo nuestros miedos.

Yo no sé si la carne y la charcutería y los preservativos, las congojas, aditivos, la incultura de verdad, las pocas ganas de pensar como individuo, el aceite refinado, el desamor, … producen cáncer.

Pero hace tiempo me volví escéptico, escéptico vital, escéptico a los titulares apuntando al miedo.
¿Qué quieren ahora?

Me dejo llevar mucho por la intuición, más rápida que la velocidad del sonido.

Y nadie me va a hacer vivir con miedo, un plato de jamón, una buena txuleta, ni un un buen vino, ni un buen polvo.

He trabajado muchos años en el campo y observando a los corderos, vi asombrado que en su corta vida, solo se equivocan una vez,

… Cuando van al matadero.

El carni cerito, Imanol Jaka

The Basque Butcher