Tras varios meses de búsqueda, Imanol Jaca ha dado este año con dos ejemplares de buey de raza galega minhota en Brito, ubicado en el norte de Portugal. Bonito y Garoto son dos cabezas de ganado únicas, de 12 y 14 años de edad y 1.800 y 2.000kg de peso, respectivamente, que han dedicado toda su vida a los trabajos de campo y ofrecen txuletones con las mejores características de grasa y entreverado.

La calidad de esta carne es suprema, prácticamente imposible de encontrar en ningún restaurante. La alimentación totalmente natural y los años de trabajo en el campo han conferido a estos animales una musculatura firme para una carne excepcional. Desde la mecanización de los trabajos agrícolas, encontrar un ejemplar de esta edad y peso es algo absolutamente excepcional. Su carne está marmoleada y entreverada y se cubre con grasa rasa natural y especias con aromas a hierba y trigo fresco. De paladar contundente y limpio, esta carne podrá degustarse en las XI Jornadas Gastronómicas del Buey durante las últimas tres semanas de noviembre.