Pasear una chuleta por el mundo ha tenido siempre para Imanol Jaca un claro objetivo: que la mejor chuleta del planeta se conozca en todos los rincones.

Un periplo que ha recorrido miles de kilometros, que se ha presentado a grandes nombres de la cocina de todas las partes del mundo .

¿El resultado?, el que cabía esperar… una degustación que deja a todos con la boca abierta.

 

http://www.agenciadenoticias.es/imanol-jaka-hace-viral-en-europa-la-txuleta-que-se-sirve-en-don-serapio/49070

 

Los ingredientes para lograr este éxito son la pasión, el buen hacer, el entusiasmo y el empeño y el mostrar con sencillez, veracidad y contundencia, los productos que se ofrecen.

El éxito en la exportación que ha alcanzado su empresa Cárnicas Txogitxu en todo el mundo, radica en eso, en la simplicidad que tiene su mensaje:

“Los vascos somos el único pueblo del mundo que comemos vacas viejas y gordas, por eso pongo mi cara y por eso comunico personalmente yo, hasta haber creado en Europa y en Asia el personaje. Hoy el mundo busca en la gastronomía, la singularidad y los ojos en la comunicación, lo que se pueda tocar, lo que sea real. De esto las empresas pequeñas vascas tienen mucho que expresar y aprovechar. Si en algo somos fuertes los vascos es, en raíces y en identidad”.

Un mensaje que no solo ‘pasea’ un producto, una marca, una empresa… que lleva también implícito un testimonio cultural y gastronómico, indiosincrasia propia de Euskadi.