El catador de carne Imanol Jaca, que selecciona y vende por todo el mundo carne de vacas gordas y viejas, ha reivindicado la importancia de mantener las raíces de la gastronomía, así como la cultura que le acompaña, para que perdure su esencia en el tiempo.